Embolización
de arteria prostática (EAP)

¿Qué es la Hiperplasia Benigna de Próstata (HBP)?

La hipertrofia (agrandamiento) de la glándula prostática es un problema médico común en hombres mayores de 50 años. Los síntomas del agrandamiento de la próstata, o HBP, afectan aproximadamente al 50 % de los hombres de 50 años y hasta el 90 % de entre 70 y 80 años.

A medida que la glándula prostática crece, puede disminuir u obstruir el flujo de orina desde la vejiga. Esto condiciona síntomas del tracto urinario inferior (STUI), que pueden incluir micción frecuente (especialmente de noche), urgencia para orinar, flujo de orina deficiente y vaciado incompleto de la vejiga. Su médico diagnosticará el agrandamiento de la próstata con un examen detallado y revisando las pruebas de laboratorio, para descartar otras posibles causas de STUI.

¿Cómo trata el Radiólogo Intervencionista (RI) el agrandamiento prostático?

Si bien hay otros tratamientos para el agrandamiento de la próstata, hay muchos Radiólogos Intervencionistas que pueden proporcionar un tratamiento innovador llamado embolización de la arteria prostática (EAP), con el objetivo de reducir el tamaño de la próstata y aliviar los molestos síntomas del tracto urinario inferior.

La EAP es un tratamiento mínimamente invasivo que tiene menos riesgo y menos tiempo de recuperación que la cirugía tradicional, provoca menos dolor, y no conlleva el riesgo de efectos secundarios sexuales típicamente asociados con los otros tratamientos quirúrgicos.

En una sala especial, y guiado por las imágenes de un sofisticado equipo de rayos X, un Radiólogo Intervencionista hace una punción en la ingle o la muñeca para insertar un tubo pequeño y delgado llamado catéter (<2 mm de diámetro) en una arteria y lo dirige a los vasos sanguíneos de la próstata. Una vez allí, el RI bloquea el flujo sanguíneo de la próstata con microesferas (pequeñísimas partículas), privando a las células de la próstata de oxígeno y provocando la disminución de volumen de la glándula.

Los hombres que se han sometido a PAE han reportado alta satisfacción, con ausencia de incontinencia urinaria o efectos secundarios sexuales. El único signo externo de que se sometieron a tratamiento es una pequeña marca de punción en la ingle o la muñeca. Los efectos secundarios menores que pueden aparecer incluyen micción frecuente y/o difícil, dolor pélvico, sangre en la orina, sangre en las heces y diarrea, y la mayoría se resuelven sólos, sin necesidad de más tratamiento.

¿Es segura y efectiva la embolización de arteria prostática?

La EAP es una opción de tratamiento segura y efectiva para pacientes seleccionados adecuadamente, particularmente aquellos que no pueden tolerar la cirugía o han fallado en otra terapia médica; pacientes mayores con múltiples afecciones; pacientes con próstatas muy grandes; pacientes con sangrado de la próstata o con sondas vesicales a largo plazo; pacientes que no pueden suspender las terapias de anticoagulación; y pacientes que desean preservar la función sexual.

Más de 20 estudios que incluyen más de 2000 pacientes con STUI moderados a severos debido a HBP muestran que el PAE tiene una recuperación más corta y menos complicaciones que la cirugía tradicional y mejora los síntomas y la calidad de vida en mayor grado que la terapia médica.

SERVEI proporciona esta información como un servicio público. SERVEI no asume ninguna responsabilidad, legal, financiera o de otro tipo por la exactitud de esta información o la forma en que se utiliza. SERVEI no ofrece asesoramiento médico. Esta información se proporciona únicamente con fines informativos y no debe utilizarse para reemplazar el consejo médico profesional. Es mejor buscar el consejo y la atención de su médico de familia o de su especialista.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
X