Trombosis
venosa profunda

¿Qué es la trombosis venosa profunda?

La trombosis venosa profunda (TVP) es la formación de un trombo (coágulo de sangre) en alguna de las venas profundas de la extremidad inferior (vena femoral, vena poplítea o vena iliaca). Es una enfermedad grave que puede causar la muerte o daños permanentes en la pierna. En los Estados Unidos 600 000 personas con TVP son ingresadas anualmente por esta causa. Uno de cada 100 pacientes con trombosis venosa profunda muere.

¿Cómo se forma la TVP?

Las venas profundas de la pierna están rodeadas por músculos muy fuertes que al contraerse impulsan el flujo sanguíneo en sentido ascendente y contrario a la gravedad, de vuelta hacia los pulmones y el corazón. El sistema venoso profundo tiene unas válvulas, que recuerdan nidos de golondrina, y que evitan el reflujo de la sangre hacia abajo. Los coágulos de sangre se forman cuando existen anomalías en la coagulación de nuestra sangre favorecido por una circulación muy lenta, diversas enfermedades predisponentes, heridas o a inactividad prolongada.

¿Cuáles son los factores de riesgo de la TPV?

  • Episodio previo de TVP o antecedentes familiares de la misma.
  • Cirugía mayor reciente (especialmente cirugía pélvica).
  • Inmovilidad prolongada que puede ser consecuencia de un ictus, parálisis, reposo prolongado en cama o sentado, o largos vuelos transoceánicos (síndrome de la clase turista).
  • Terapia hormonal o anticonceptivos orales.
  • Embarazo o reciente embarazo.
  • Cáncer o cáncer reciente.
  • Procedimientos de traumatología u ortopédicos.
  • Venas varicosas.
  • Insuficiencia cardiaca congestiva.
  • Uso de catéteres venosos centrales.
  • Enfermedad inflamatoria del intestino.
  • Anormalidades en la coagulación, generalmente heredadas, que se conocen como trombofilias.
  • Obesidad.
  • Edad avanzada.

¿Cuáles son los síntomas típicos de la TVP?

Los síntomas más comunes incluyen:
  • Hinchazón de la pierna, generalmente unilateral y asimétrica respecto al otro lado.
  • Dolor o sensibilidad en la pierna o la pantorrilla.
  • Fatiga en las piernas.
  • Decoloración de las piernas.
  • Venas superficiales más visibles.
  • En ocasiones puede no dar ningún síntoma salvo la hinchazón.

¿Cómo se diagnostica la TVP?

Si Ud. sospecha que puede tener TVP debe acudir a urgencias para ser examinado por un médico. Es una enfermedad que pone en riesgo su vida. Si su médico piensa que puede Ud. padecer TVP le realizará una analítica que si es normal descartará la enfermedad. Si la sospecha persiste le solicitará una ecografía Doppler en las venas de su pierna. En algunos casos difíciles la TVP es diagnosticada por un radiólogo vascular e intervencionista usando una prueba que se denomina flebografía.

¿Qué problemas causa la TVP?

Embolia pulmonar

El trombo formado y adherido a las venas de su extremidad inferior puede fragmentarse y liberarse a la circulación sanguínea por lo que seguirá avanzando en el sentido del flujo hasta llegar al corazón y de ahí a las arterias del pulmón ocasionando una embolia de pulmón.

Esta situación es grave pues se altera la capacidad de los pulmones para aportar oxígeno al cuerpo y si la embolia es masiva puede además causar un fallo cardiaco e incluso la muerte. Con tratamiento precoz de la TVP utilizando anticoagulantes el riesgo de desarrollar una embolia pulmonar mortal es menor de un 1 %.

Síndrome post-trombótico

El síndrome post-trombótico se manifiesta 3 a 6 meses después del episodio agudo de TVP. Es un síndrome insuficientemente reconocido que con mayor o menor intensidad se desarrolla en un 60-70 % de los pacientes que sufrieron una TVP.

Nuestro organismo ayudado por el tratamiento anticoagulante puede disolver parcial o totalmente el coágulo, pero con frecuencia las válvulas de las venas quedaran dañadas permanentemente despues de una TVP. Como consecuencia las venas se vuelven insuficientes, es decir, permiten el sentido inverso de la sangre causando dolor, pesadez, calambres y picores. La pierna o el tobillo aparecerán crónicamente hinchados, aparecerán arañas vasculares y varices, la piel se pondrá dura y acartonada y con una coloración marronácea. En los casos más graves aparecen además úlceras en la región del tobillo.

Una vez establecido el síndrome post-trombótico es de muy difícil tratamiento por lo que es muy importante tratar adecuadamente el episodio agudo de TVP para reducir al máximo las posibilidades de que desarrolle este síndrome.

¿Cómo se trata la TVP?

Anticoagulación

El tratamiento estándar de eficacia probada y que debe aplicarse a todos los pacientes es mediante fármacos anticoagulantes (heparina subcutánea, sintrom o nuevos anticoagulantes). Estos fármacos previenen la embolia pulmonar que es la complicación o consecuencia más grave de la TVP. También previenen la progresión y formación de más coágulos en las piernas. En pacientes con TVP extensa que afecte a las venas iliacas o a la vena cava un tratamiento adicional es la trombolisis con catéter. Si el paciente por alguna razón tuviera contraindicación para tomar fármacos anticoagulantes o si estos no son efectivos la opción es colocar de un filtro de vena cava inferior.

Los radiólogos vasculares e intervencionistas no sólo identifican la TVP sino que en casos específicos también pueden eliminar o disolver los coágulos venosos mediante catéteres o prevenir la embolia pulmonar colocando un filtro en la vena cava.

Trombolisis farmacomecánica dirigida con catéter

Este procedimiento se realiza por Radiólogos Vasculares e Intervencionistas. Su objetivo es disolver rápidamente el coágulo, restaurar el flujo sanguíneo a través de la vena y preservar la función de las válvulas venosas para minimizar el riesgo y gravedad del síndrome post-trombótico. Está especialmente indicado en personas jóvenes con TVP extensas y muy sintomáticas.

Usando los Rayos X el radiólogo vascular inserta un catéter en la vena de la pierna y mediante la imagen lo va dirigiendo hasta el sitio exacto en el que se encuentra el trombo. Una vez allí a través de dicho catéter se inyecta una medicación específica para disolver el coágulo. También es posible que dicho catéter tenga asociado un sistema de aspiración que permita además extraer (aspirar) el trombo venoso. Se realizará después una flebografía para comprobar que el coágulo se ha disuelto y para detectar cualquier estrechamiento en la vena que pueda predisponer a futuras TVP. Si la vena se ha estrechado puede tratarse usando un balón de angioplastia o colocando un stent.

Filtro de vena cava

El filtro de cava es una especie de stent con forma de paraguas que se coloca en la vena cava permitiendo el paso de sangre pero impidiendo el paso de trombos hacia el pulmón. Se inserta fácilmente por punción de una vena periférica y mediante rayos X el radiólogo vascular lo coloca con mucha precisión en la vena cava inferior.

El filtro es un paso previo cuando se tiene que realizar una trombolisis farmacomecánica o bien es un tratamiento de segunda línea para aquellos pacientes sin posibilidad de recibir fármacos anticoagulantes.
Si Usted o un miembro de su familia ha sido derivado a un Radiólogo Vascular e Intervencionista para su tratamiento, este folleto puede responder a las preguntas más frecuentemente formuladas sobre la TVP.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies